El gobierno de Estados Unidos ha acusado a dos ciudadanos iraníes por haber lanzado uno de los mayores ciberataques utilizando el ransomware conocido como SamSam ocasionando más de 30 millones de dólares en pérdidas a las víctimas y permitiendo a los presuntos ciberatacantes cobrar más de 6,5 millones de dólares en pagos de rescate.

La sofisticada forma de operar del ransomware, así como el número de víctimas y la cantidad de dinero recaudado por los ciberdelincuentes fueron desvelados por una investigación realizada por SophosLabs en agosto de este año.

Sophos ha estado rastreando a SamSam y otros ataques similares, y ha llegado a la conclusión de que los autores de SamSam han recaudado estos 6,5 millones de dólares en el transcurso de casi tres años. Los ciberdelincuentes usan una técnica de ataque dirigido controlada por un equipo cualificado que lo despliega durante la noche mientras las víctimas duermen, lo que indica que los cibercriminales realizan un reconocimiento de las víctimas y planifican cuidadosamente quién, qué, dónde y cuándo se producirán dichos ataques.

En el análisis, Sophos ha descubierto que los ciberatacantes se dirigen a puntos de entrada débiles y fuerzan las contraseñas de RDP (Protocolo de escritorio remoto).

Una vez dentro, se mueven lateralmente, trabajando paso a paso para robar las credenciales de administrador de dominio, manipular los controles internos, deshabilitar las copias de seguridad entre otras acciones, para instalar manualmente el ransomware. Cuando la mayoría de los administradores de TI se dan cuenta de lo que está sucediendo, el daño ya está hecho.





Comments

Name (required)

Email (required)

Website

Speak your mind