Los ciberdelincuentes no cogen vacaciones

Ciberdelincuentes-1

¿Quién no se ha llevado su móvil de empresa a un viaje o a unas vacaciones? Aunque los expertos recomiendan respetar la desconexión digital, lo cierto es que muchos aprovechan estos momentos para ponerse al día con el trabajo. Con el aumento de los viajes y las actividades al aire libre durante el periodo estival, los riesgos asociados a la ciberseguridad pueden intensificarse.

Tanto empleados como directivos a menudo llevan consigo smartphones, tabletas y ordenadores portátiles que contienen información sensible de la empresa. Estos dispositivos, al conectarse a redes públicas o inseguras, están expuestos a una variedad de riesgos, como el robo de datos o ataques de malware. Por ello, para mantener la seguridad de los datos y la continuidad operativa, es esencial que las empresas y sus trabajadores adopten una postura proactiva en la protección de sus dispositivos móviles.




Hace escasos meses, el Instituto Independiente de Seguridad Informática demostró que los smartphones se han enfrentado a casi 35 millones de casos de malware, y este dato aplica tan solo a Android. La creciente codicia mostrada por los ciberdelincuentes también se refleja en el último Informe de amenazas de ESET H2 2023, que observa un aumento de las ciberamenazas en este sistema operativo de un 22%. En este contexto, y a medida que los ciberdelincuentes se vuelven más creativos, la seguridad de los dispositivos móviles debe ser mucho más sofisticada que simplemente mantener el dispositivo cerca y no acceder a redes Wi-Fi gratuitas.

“Con el inicio del verano, aumentan las temperaturas y también las estafas estacionales asociadas a las vacaciones. Los riesgos empiezan tan pronto como un viajero comienza a revisar las recomendaciones de otros visitantes o turistas sobre un destino”, señala Josep Albors, director de investigación y concienciación de ESET España. “Los ciberdelincuentes pueden abusar de sitios web legítimos de festivales, viajes o alojamientos para robar los datos personales y el dinero de las víctimas, y entregar malware o crear sitios web de suplantación de identidad para hacer lo mismo. Además, algunos de esos ataques no apuntan realmente a los usuarios, sino que buscan abusar de los dispositivos móviles comprometidos para acceder a los sistemas internos de los empleadores a través de, por ejemplo, cuentas corporativas secuestradas”.




Acerca del autor
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.