El mundo sanitario, víctima de los virus informáticos

La industria médica se está transformando rápidamente. Cada vez más profesionales y pacientes utilizan dispositivos facultativos con conexión a Internet para el control rutinario y para monitorizar el ejercicio, sin embargo, la seguridad no se aplica con la misma rapidez.

Los dispositivos conectados a Internet que controlan nuestra actividad, dentro y fuera del hospital, suelen estar repletos de datos confidenciales, ya sea información relativa a la identidad del paciente, información médica o financiera para la facturación, y a la vez suelen ser bastante inseguros.

Fácilmente podría accederse a datos como el correo electrónico, el nombre de usuario, la contraseña y los datos proporcionados por el GPS, incluyendo la dirección particular o laboral o información sobre si el usuario está fuera de casa o dormido”, explican desde el laboratorio de la empresa de software de seguridad, ESET.

Un ataque a un dispositivo médico, como una bomba de insulina o un marcapasos con posibilidad de conexión a otros dispositivos, podría permitir que los delincuentes hicieran una serie de cambios a las medidas prescritas, lo que podría causar problemas médicos graves (o incluso mortales, según las investigaciones realizadas durante los últimos años al respecto).




Acerca del autor

Daniel Gutiérrez

Periodista. Escribiendo desde el 2010 sobre tecnología y sobre todo tipo de gadgets.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.