Consejos para proteger a los adolescentes de la ‘sextorsión’ y cómo evitarla

eset sextorsion

El mundo digital ha proporcionado a los jóvenes innumerables oportunidades que sus padres nunca llegaron a experimentar. Les ayudó a mantenerse en contacto con sus amigos durante el confinamiento de 2020 y, ahora que todo está retornando a la normalidad pre-pandémica, las principales ventajas de la esfera digital siguen totalmente intactas. Sin embargo, este mundo digital también expone a los jóvenes a peligros a los que sus padres nunca tuvieron que hacer frente.

Por ejemplo, en los últimos años se ha producido un aumento alarmante de los casos de ‘sextorsión’, incluidos los dirigidos a los adolescentes, En 2021, el FBI afirmó haber registrado más de 16.000 denuncias solo en los primeros siete meses del año.




Ha llegado el momento de que los padres sean conscientes de los riesgos a los que se enfrentan sus hijos en Internet y aprendan algunos consejos de buenas prácticas para mitigarlos.

¿Qué es la ‘sextorsión’?

Como su nombre indica, la ‘sextorsión’ es un tipo de chantaje en el que una persona engaña o coacciona a la víctima para que comparta imágenes o vídeos sexualmente explícitos de sí misma y luego la amenaza con publicar el material a menos que la víctima le pague o acceda a enviar más fotos o vídeos de este tipo.

Es realmente preocupante que los niños y los adolescentes sean cada vez más frecuentemente el objetivo de los ataques de ‘sextorsión’: son más inocentes y, por tanto, más fáciles de engañar.

Por otra parte, se trata de una amenaza que puede estar dirigida a ambos sexos. Aunque existen muchos ejemplos de extorsionistas que se dirigen exclusivamente a las mujeres, el FBI también ha advertido recientemente de un fuerte aumento de los incidentes de extorsión sexual dirigidos a hombres adolescentes.

¿Cuál es el impacto de la ‘sextorsión’?

La posibilidad de que se difundan imágenes o vídeos explícitos entre amigos y familiares puede causar un grave trauma emocional y mental a las víctimas. Los niños o jóvenes atrapados en este tipo de ataques suelen estar demasiado avergonzados o asustados para buscar la ayuda de sus amigos, padres o profesores. Pueden incluso llegar a acceder a las peticiones del extorsionador para evitar que más imágenes comprometedoras acaben publicándose.




Acerca del autor
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.