¿Por qué mi wifi es lento y cómo puedo hacer que vaya más rápido?

wifi lento

La conexión a Internet es un gran avance de la era moderna. Hay pocas tecnologías más ubicuas que el wifi, el medio a través del cual las señales de radio enviadas desde nuestro router se conectan con los dispositivos que utilizamos en nuestro hogar. Antes, estos dispositivos con conexión a Internet incluían, sobre todo, uno o dos ordenadores portátiles, ordenador de sobremesa y teléfonos.

Sin embargo, hoy podría tratarse de cualquier tipo de dispositivo del Internet de las Cosas (IoT), desde televisores inteligentes hasta cámaras de seguridad, pasando por timbres inteligentes y asistentes virtuales. Todos estos elementos necesitan de conectividad, y algunos pueden requerir una alta velocidad para funcionar de forma correcta.




En el centro del hogar inteligente

Los estudios demuestran que el hogar estadounidense medio dispone de al menos 10 dispositivos inteligentes, que desempeñan un papel cada vez más importante en nuestras vidas. Como cada vez somos más los que trabajamos regularmente desde casa, también es vital que tengamos una buena conectividad inalámbrica con nuestros ordenadores portátiles y de sobremesa.

Sin embargo, las señales wifi pueden ser bloqueadas, entre otras cosas, por paredes y otros objetos, o incluso pueden ser interceptadas por los vecinos. También hay muchas otras partes móviles que pueden ser responsables de una conexión a Internet lenta, aunque la propia wifi funcione como es debido. Por lo tanto, el primer paso debería ser averiguar las velocidades de referencia publicadas por el proveedor de la red. A continuación, revisa el rendimiento actual del wifi con un comprobador de velocidad.

Si hay una disparidad significativa entre las dos cifras, es hora de averiguar el motivo.

Qué hacer para solucionar la lentitud del wifi

Hay varias cosas bastante sencillas que puedes hacer en respuesta a un wifi lento. Merece la pena probarlas una por una para ver si tienen un impacto en la velocidad de Internet:

  • Coloca el router en un lugar accesible en el centro de la casa.
  • Cambia la banda de frecuencia o el canal del wifi en caso de que el actual esté sobrecargado de conexiones.
  • Piensa en invertir en varios dispositivos para crear una malla wifi que potencie la señal a las zonas alejadas de la casa.
  • Reinicia el router e instala las nuevas actualizaciones de firmware disponibles. Especialmente esto último es algo que deberías hacer a intervalos regulares.
  • Considera la posibilidad de sustituir tu router actual por uno nuevo.
  • Considera la posibilidad de cambiar de proveedor de servicios de Internet o actualizar tu paquete de banda ancha.
  • Comprueba cuántos dispositivos están funcionando en la red doméstica y desconecta los que no estén en uso.
  • Desactiva las aplicaciones y tareas que consuman ancho de banda y que puedan estar ejecutándose en segundo plano.
  • Asegúrate de utilizar contraseñas de administrador y de wifi fuertes y únicas.
  • Cambia la configuración de energía de Windows a “alto rendimiento”.
  • Si utilizas una VPN, considera la posibilidad de actualizarla a una versión más optimizada.




Acerca del autor
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.