Las 8 grandes garantías que aporta un sistema de videovigilancia

La videovigilancia es una herramienta de seguridad muy útil para cualquier propiedad, ya se trate de casas o de negocios. Si eres propietario de una de estas dos opciones, es posible que hayas instalado uno de estos sistemas para evitar robos. Se trata de una alternativa integral que acaba resultando imprescindible para mantenerse seguro.

Su instalación está repleta de beneficios, y es que la tecnología a día de hoy hace posible el acceso al vídeo desde cualquier lugar y en cualquier momento, por lo que nunca estarás sin saber qué está sucediendo en tu lugar de residencia o en tu local comercial. Pero esto es sólo una pincelada, ya que el menú de ventajas es mucho más amplio. A continuación mostramos algunas de las más importantes, pero si deseas profundizar siempre puedes aprender todo sobre videovigilancia.

Registro de imágenes

La videovigilancia lleva consigo la posibilidad de contar con una gran amplitud de tomas, dependiendo de cuáles sean los espacios elegidos y cuál sea el número de cámaras instaladas. El gran beneficio de esto pasa por tener la opción de registrar todo tipo de imágenes, desde alguien que abre una puerta o una ventana hasta un intento más claro de robo. Y se trata de un gran beneficio porque este tipo de grabaciones pueden ser utilizadas por la policía para resolver un caso.

Control absoluto

La videovigilancia permite controlar el espacio vigilado en cualquier momento y en cualquier lugar. Con el auge de la tecnología es posible usar un teléfono móvil para visualizar en directo lo que sucede en la propiedad en cuestión. Las compañías que venden estos sistemas incorporan la posibilidad de mantener una buena transmisión de vídeo a través del teléfono móvil. Esto facilita al usuario el hecho de poder llevar una vida normal, realizando todo tipo de actividades lejos de casa.

Monitoreo en lugares desapercibidos

Los sistemas de videovigilancia pueden monitorear áreas de poca concurrencia. En un negocio, los rincones oscuros o los pasillos largos son lugares estratégicos para colocar un sistema de estas características. Esto se debe a que estas zonas cuentan con poca afluencia de gente, algo que es preferible para los ladrones. Lo mismo sucede en los espacios adyacentes al hogar, como pueden ser el jardín, el garaje, el patio u otras zonas poco iluminadas y de menor tránsito. Colocar cámaras en sitios así te permitirá ampliar el rango de visión más allá de lo perceptible por cualquier ojo humano. Recuerda que la videovigilancia ahuyenta a los ladrones.

Ahorro

Una de las mejores maneras de reducir el precio de las primas en los seguros del hogar es precisamente hacer todo lo posible por aumentar los niveles de seguridad de la vivienda. De hecho, las compañías de seguros valoran mucho todos aquellos sistemas que puedan reducir el riesgo de daños, por lo que si el usuario pone especial interés en esto conseguirá ahorrarse un dinero. Instalar un sistema de videovigilancia es un buen ejemplo de ello.

Uso fácil

Es importante utilizar sistemas que incorporen la tecnología necesaria para conseguir una mejor adaptación al estilo de vida del propietario. Son muchas las opciones que actualmente es posible encontrar en herramientas de vigilancia así, pero el carácter intuitivo con el que están diseñadas facilita mucho su empleo. Tal es el nivel de uso fácil, que hay casos en los que sólo es necesario llevar a cabo una simple configuración y olvidarse del resto. Además, la mayoría de las compañías se encargan del mantenimiento del sistema. Una vez instalado, solo serás responsable de saber cómo usar el software en el dispositivo elegido.

Sensación de seguridad

El factor psicológico es importante en este tipo de situaciones. Los sistemas de videovigilancia, más allá de resultar materialmente efectivos, son capaces de crear ambientes de bienestar, y es que la sensación de estar protegido en todo momento es determinante a la hora de estar tranquilo en casa. Un sistema de estas características reduce la preocupación extra de andar vigilando constantemente, y esto a su vez disminuye los índices de estrés propios de quien se siente amenazado.

Otras vigilancias

Aunque es fácil pensar que la videovigilancia está orientada en exclusiva a disuadir o pillar in fraganti a los cacos, sus posibilidades van más allá, ya que de igual modo se le puede dar otros usos que también refuerzan nuestra tranquilidad. Sin ir más lejos, uno de los ejemplos que mejor habla de esto es el hecho de emplear estas cámaras para tener controlado a los niños y las mascotas cuando uno está lejos de casa. Comprobar situaciones cotidianas como observar el comportamiento del perro para evitar problemas o constatar que tu hijo se levanta para ir al colegio son también cuestiones que facilitan la calma.

Comunicación directa con las autoridades

Otra de las grandes ventajas que conlleva la instalación y puesta en marcha de estos mecanismos es la comunicación directa que pueden mantener con la policía. Dependiendo del lugar de la casa en que te encuentres cuando se produzca un robo, puede darse la circunstancia de que en ese momento no tengas un teléfono a mano con el que avisar a la policía. Un remedio contra esto es conectar, mediante su compañía de seguridad, la instalación de videovigilancia con las autoridades, así éstas recibirán notificación en todo momento de lo que sucede dentro del hogar.

En definitiva, la idea pasa por alcanzar una calidad de vida acorde con las necesidades de tranquilidad y seguridad que cualquier persona necesita para mantenerse en un estado óptimo de bienestar. Estos dispositivos están diseñados precisamente para vehicular este tipo de pretensiones.

Ahora bien, es importante tener en cuenta que todo tiene un límite, y en este caso lo aconsejable pasa por no obsesionarse demasiado a la hora de llevar un seguimiento de la vigilancia, ya que podría generarse el estado inverso al pretendido: ansiedad, temor, sensación constante de amenaza e insatisfacción. Como en todo, lo recomendable es buscar un término medio que permita disfrutar de la seguridad para vivir y no vivir para centrarse exclusivamente en ella.

Acerca del autor
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.