La tecnología del futuro será femenina, o no será

En la tecnología hay una gran diferencia entre cómo están representados los hombres y las mujeres. En concreto, esta desigualdad queda representada con el número 23,8%, que es el porcentaje de mujeres que trabajan en el sector tecnológico. Durante mucho tiempo se ha pensado que si esto es así, es por las preferencias innatas sobre gustos que pueden tener las mujeres y que las diferenciarían de los hombres. Pero hay que tener presente las trabas que, desde pequeñas y a lo largo de la historia, se les ha presentando a este sector de la población para identificarse con este campo profesional. ¿Por qué esto es así?

En primer lugar, debemos pensar en las cualidades que, desde el principio de los tiempos, se han relacionado con las mujeres. La dedicación a las labores del hogar y al cuidado de los otros las apartaban de poder dedicar su tiempo a inventar cosas, a observar, a pensar en cómo mejorar lo que les rodeaba porque, simplemente, tenían poco tiempo para ocuparse de estos menesteres. Además, su lugar en el mundo era el familiar y las familias con pocos recursos preferían invertir el poco dinero que tenían a que estudiara el hijo varón para que pudiera encontrar un buen trabajo, ya que en un futuro sería él el que traería el pan a su nueva familia.

Pero esta brecha, entre unos y otros, puede darle una ventaja al sexo femenino. Según la Teoría feminista del punto de vista, desarrollada por autoras como Nancy Hartsock o Hilary Rose, el lugar marginal en el que durante mucho tiempo se ha situado la mujer, le ha podido dar la ventaja de poder observar cosas que no son visibles para quienes están en el poder. Esta perspectiva abriría una oportunidad de mostrar un punto de vista innovador y, si lo unimos a que ya son más mujeres la que asisten a carreras relacionadas con la tecnología, las matemáticas o la ciencia, es fácil pensar que, en el futuro, mucha de la innovación que llegará estará firmada por mujeres.

Aun con todo esto que parece abrir una puerta al futuro, hay un techo de cristal bastante resistente que parece que va a costar en romperse, y que hace que, por ejemplo, en La feria de Electrónica de Las Vegas (CES) ninguna de las ponencias las haya hecho una mujer. Para solucionar esto y ayudar a desquebrajar este tope, ya hay asociaciones que pretenden proponer iniciativas para añadir a más mujeres al mundo de la tecnología. En ese sentido, la Unión Internacional de Telecomunicaciones ya ha señalado que en los próximos años crecerá el déficit de trabajos relacionados con las TIC. Si a esto añadimos la baja representación femenina, es evidente que la dedicación a esta profesión debe crecer entre este sector de la población. En algunos países, como Argentina, existen varias iniciativas con el propósito de formar profesionales del sector, como el Plan 111Mil, con el que han realizado un plan de comunicación con perspectiva de género y que ha conseguido que aumenten las inscripciones de mujeres.

Aquí en España, una mujer gallega, Ana Cifre, ha sido la elegida por Google para convertirse en influencer y poder la presencia de la mujer en la tecnología.

Muchas mujeres han conseguido destacar en su profesión gracias a la tecnología y la ciencia y han sido pioneras para abrir camino en el sector. De hecho la tecnología sirvió para darle poder a un sector de la población que siempre fue considerado como débil. Jude Milhon, conocida como ST Jude fue una famosa hacker y autora del término ciberpunk y del mensaje “las chicas necesitan modems” con el que expresaba su convencimiento de que un ordenador podía darle poder a una mujer, sacándole el miedo a no ser educada o políticamente correcta.

La tecnología ha abierto una puerta que estaba cerrada para muchas mujeres y han podido participar en lugares a los que antes ni se asomaban. En este sentido podemos destacar el juego del poker, algo que ha sido tan prototípicamente masculino que eran pocas las mujeres que se atrevían a acercarse a una timba. Sin embargo, la aparición de las casas de juego online, las poker app o plataformas web desde donde jugar, ha conseguido que muchas mujeres pudieran comenzar a jugar tranquilamente desde el anonimato de su casa, adquiriendo experiencia hasta dar el salto a los mejores campeonatos del mundo, como la española Leo Margets, que consiguió jugar al mismo nivel de los mejores y destacar en el poker mundial.

Internet también ha dado la oportunidad de que muchas más mujeres pudieran convertirse en líderes de opinión y al ser las que toman el rol activo a la hora de comprar, muchas empresas las buscan a ellas para hacer de influencers. Las mujeres superan a los hombres en el uso de redes sociales, por lo que las estrategias de marketing digital deberán amoldarse y acoplarse a las necesidades de este público, ya que la mayoría de usuarios de internet busca los comentarios de otros consumidores antes de comprar.

Al principio del desarrollo informático, hubo muchas mujeres que tomaron la delantera, como Ada Lovelace que fue la precursora de un lenguaje informático que fue bautizado con el nombre de Ada, la actriz Hedy Lamarr, que fue pionera en la invención del Wifi o Bluetooth o el grupo de mujeres llamado Top Secret Roses, que programaron la primera computadora ENIAC encargada de hacer cálculos para conocer el alcance de los misiles. La representación femenina en este sector no siguió creciendo como se esperaba, pero muchos datos son los que nos señalan que sí lo hará en el futuro, en parte gracias al debate activo que hay en la sociedad sobre educar a las niñas en materia tecnológica.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.