La jugadora de baloncesto Ana Suárez se suma a los tratamientos de magnetoterapia

Ana Suárez es una de las estrellas del Star Center Uni-Ferrol, equipo que pelea por estar en la parte alta de la clasificación en la máxima categoría del baloncesto femenino español. Suárez ha necesitado tan solo dos temporadas en tierras gallegas para liderar al conjunto ferrolano, convirtiéndose en uno de los pilares del equipo gracias a sus grandes actuaciones. Sin embargo, la base se rompió el tendón semimembranoso de la pierna derecha el pasado 28 de enero y desde entonces no ha vuelto a entrar en una convocatoria de Lino López Amado, entrenador del club coruñés.

La recuperación no está siendo fácil para Ana Suárez ya que la cicatrización no se está produciendo a la velocidad esperada, y de hecho los médicos han tenido que infiltrarle hasta en dos ocasiones con el fin de acelerar el proceso. La rehabilitación, por tanto, está siendo dura y a los trabajos con los fisioterapeutas el club ha decidido añadir también sesiones de magnetoterapia, con el fin de que la jugadora fortalezca la zona gracias al poder del biomagnetismo médico.

Existe un alto nivel de escepticismo entre la medicina tradicional en lo que respecta a la terapia con imanes, y es que multitud de profesionales del sector consideran que el uso de estas técnicas no conlleva resultado positivo alguno para el paciente. La ausencia de estudios médicos en revistas científicas especializadas es el principal argumentos de los doctores que se oponen a valorar la magnetoterapia como un sistema válido para acelerar la recuperación de determinadas lesiones.

Sin embargo, como Ana Suárez, cada vez son más los deportistas de élite que deciden acudir a la magnetoterapia para recuperarse de lesiones que la medicina tradicional es incapaz de solucionar en un espacio corto de tiempo. La principal ventaja de la imanoterapia es que actúa sobre la zona dañada de forma rápida y en pocas sesiones, por lo que permite que el tiempo de recuperación de una lesión de dos meses se reduzca casi a la mitad. La fuerza de los imanes actúa sobre el cartílago regulando el daño en la zona y acabando con el dolor, que muchas veces es el que impide al deportista ejercitarse con normalidad. Además, esta terapia es totalmente compatible con otros tratamientos y por tanto se usa como complemento, por lo que no pone en riesgo la salud del paciente puesto que no tendrá que prescindir de ningún consejo médico anterior.

Anteriormente personalidades como David Villa, Rafa Nadal o Valentino Rossi acudieron a este sistema para recuperarse a tiempo y llegar en condiciones a su cita con el deporte, utilizando máquinas muy vendidas en internet en plataformas como Amazon, un ejemplo claro son los aparatos o máquinas de magnetoterapia I-Tech Mag 2000 y I-Tech Mag 1000. Este proceso acelera el crecimiento celular y permitió a Villa recuperarse de su lesión en la tibia. Nadal lo ha usado para sanar sus constantes problemas en las rodillas y Rossi recurrió también a la magnetoterapia para recuperarse de una rotura de tibia y peroné, consiguiendo una recuperación milagrosa ya que volvió a subirse a la moto en un mes. Ahora es Ana Suárez, una eminencia en el mundo del baloncesto femenino, la que espera recuperarse antes de tiempo para ayudar a su equipo a seguir escalando posiciones en la tabla en una fase crucial de la temporada.

Acerca del autor

Daniel Gutiérrez

Periodista. Escribiendo desde el 2010 sobre tecnología y sobre todo tipo de gadgets.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.