Uso de dispositivos tecnológicos en el trabajo: 10 errores

kas-logoSe acaba el verano, llega la temida vuelta al trabajo y muchos aprovechan para replantearse sus objetivos personales y profesionales de cara al nuevo curso, para que este nuevo año sea más fructífero que el anterior y ofrezca nuevas oportunidades de mejora y progreso.

Si uno de tus objetivos es conservar tu puesto de trabajo, ¿no es un buen momento para repasar los errores informáticos más habituales que suelen poner en aprietos en alguna ocasión al común de los profesionales?

A veces, estos errores ocurren simplemente por descuido, pero un pequeño error en tu actividad diaria delante del ordenador puede costarte tu empleo. Por ello, el equipo Kaspersky Lab ha elaborado una serie de sencillos consejos para profesionales, con el objetivo de ayudarles a sortear negligencias informáticas fáciles de evitar. Pero, ¿cuáles son estos errores?

• Usar un pendrive para transferir datos. Transferir datos corporativos con un USB a tu ordenador y viceversa puede terminar infectando todos los ordenadores de la oficina con un virus persistente, o con un virus cuyo objetivo sea robar los datos de la empresa. Un buen ejemplo es el caso de Stuxnet, un virus que llegó a infiltrarse en una planta de producción iraní a través de un pendrive.

• Chatear a través de las redes sociales. Cuando hablas con cualquier persona a través de las redes sociales, recuerda que conviene tener cuidado con los datos o informaciones que compartes. Los hackers usan a menudo las redes sociales para obtener credenciales de la empresa y luego introducirse en la red de la organización.

• Hay que tener siempre presente que las redes sociales son públicas para evitar utilizar un vocabulario inapropiado cuando te comunicas con tus clientes o colaboradores. Perjudicar la reputación de tu jefe no es bueno y, en la gran mayoría de los casos, conlleva un despido inmediato. También un comentario espontáneo sobre un amigo o una foto frívola de la última fiesta de la oficina puede tener consecuencias indeseadas.

• Reenviar documentos de trabajo a través de tu email personal. Por ejemplo, usar una dirección gmail.com para mandar tus correos corporativos puede ser una mala idea si tu servicio de correo electrónico está comprometido, ya que el mensaje puede ser interceptado por cibercriminales.


Acerca del autor
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.