Google intenta mantener al margen de su tienda las aplicaciones fraudulentas. Sin embargo, en más ocasiones de las deseables, los ciberdelincuentes consiguen publicarlas en estos repositorios oficiales. Lo malo de las aplicaciones falsas es que persiguen un objetivo distinto al que hacen creer a los usuarios y pueden llegar a robar información de sus contactos, sus fotos, leer mensajes o hacer una copia de las contraseñas, entre muchas otras cosas.

Desde ESET, como compañía centrada en velar por la ciberseguridad, hemos alertado a los usuarios en muchas ocasiones de apps falsas como Prisma, el juego Pingu Cleans Up o, más recientemente, cuando el investigador de ESET Lukas Stefanko descubrió un nuevo set de 35 aplicaciones que simulaban estar relacionadas con la seguridad y que sólo mostraban publicidad.

“En los últimos años hemos visto cómo se han utilizado todo tipo de técnicas para engañar a los usuarios pero, como en muchas situaciones, las más sencillas también pueden resultar las más efectivas”, afirma Josep Albors, responsable de concienciación e investigación en ESET España.

Repasando los conceptos básicos

En primer lugar hay que evitar acudir a repositorios que no sean oficiales. Descargar las aplicaciones desde sitios que no sean Google Play u otras tiendas autorizadas es un riesgo, ya que en las tiendas oficiales existen filtros de seguridad para evitar que las apps falsas aparezcan disponibles.

No obstante, se puede conseguir evadir estos filtros y que durante un tiempo aparezcan disponibles hasta que sean detectadas y eliminadas. Por ello, es necesario tener en cuenta otros puntos clave.





Comments

Name (required)

Email (required)

Website

Speak your mind