Carta de una enfermera del Hospital Clínico de Málaga

Clinico hospital

Emocionante carta de una enfermera del Hospital Clínico de Málaga en la que habla de lo vivido, de la actualidad y de que espera que sea el último aplauso, al menos así lo han pedido ya muchos sanitarios malagueños. Fue lanzada a Málaga Hoy.

“Hoy llega el último aplauso, ojalá sea el último y por eso hoy es el momento. Para vosotros, los que no lleváis batas, ni mascarillas, ni gorros, para los que habéis empatizado tanto con nuestro trabajo…. El agradecimiento, que hoy nos brota en cada uno de nosotros, lo merecéis en gran razón por vuestro incondicional apoyo. Nos hemos dado cuenta de que superar estos momentos con vosotros no han sido tan complejos, por cada momento que hemos vivido sintiendo que estabais ahí a nuestro lado y ayudándonos a soportarlo.




Nuestras palabras van llenas de gratitud y reconocimiento a nuestro país, a vosotros!! Por esa invalorable participación y pronta respuesta hacia a aquellos que mas lo necesitábamos. En una guerra todos nos ponemos a prueba. Ha sido tal el gesto de solidaridad y generosidad, que cuando nuestras despensas estaban vacías de material, vosotros conseguisteis llenarla de esperanza.

Es triste haber tenido que caer en lo mas profundo del pozo para saber qué manos se arriesgarían a salvarnos. Y no, no nos equivocábamos. Sabíamos que iban a ser las vuestras. Por desgracia hemos tenido que compartir con vosotros mas penas que alegrías, ¡pero ahí estabais!.

¿Por que os lo agradecemos? En primer lugar por humildad. Y en segundo lugar por la necesidad de resaltar el comportamiento tan desmesurado hacia nosotros en tan malos momentos de naturaleza social. “Esta gratitud será permanente en nuestras vidas”. Tendremos que aprender a borrar el dolor, y las heridas que nos queden. Pero será justo no borrar jamás vuestras muestras llenas de amor y solidaridad por todos aquellos que hubiesen tenido que hacerlo y no lo hicieron, pero que lo necesitábamos. Por ese fuerte compromiso que sin pedirlo estrechasteis con todos nosotros.

Tampoco queremos dejar de agradecer a aquellos medios de comunicación que siempre se mostraron permeables a la realidad que vivíamos. Y sabed que el éxito siempre se rodea de padres pero el fracaso es huérfano. Pero en cada uno de nosotros está nuestra consciencia, para que sepamos quien lo hizo bien y quien fracaso. De cada uno depende que el día que nos encontremos con uno mismo, solo y solo de nosotros dependerá que pueda ser el día más horrible o mas maravilloso del mundo. Todos sabemos lo que pasara ese día que os llegue a cada uno de vosotros. Porque lo que habéis demostrado ha sido, eso, maravilloso.

Os prometemos que nosotros aquí seguiremos con o sin trajes y os necesitamos a todos para poder demostrároslo. Gracias, gracias y gracias”.




Acerca del autor
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.