USB-C ya empieza a dar los primeros problemas

Los usuarios del conector USB tradicional (USB-A), microUSB, HDMI y muchos otros puertos tienen algo en común, y es que con todos ellos se han topado con la incomodidad de insertar el cable al revés, o al menos creer que así estaba, para luego acabar poniéndolo como al principio.

La promesa de USB-C como conector era eliminar esa frustración ofreciendo una forma simétrica y reversibilidad. Con el fin de “aporrear” los puertos, y a segundos acumulados a lo largo de los años por no poder conectar cables sin mirar. Y la USB-IF, encargada del estándar USB, cumplió.

Sin embargo, fuera de esta gran ventaja, se ha incluido una gran desventaja para el usuario medio, ahora que los periféricos no están popularizados, y que sin duda crecerá en el momento en que sí se haya expandido desde las tiendas especializadas a cualquier bazar de barrio.




Acerca del autor
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.