Los juguetes inteligentes son vulnerables

Cualquier juguete con conexión a internet que tenga cámara, micrófono o sistema de localización puede poner en riesgo la privacidad y seguridad de hijos o padres. Podría tratarse de un osito de peluche parlanchín, un coche inteligente o una tableta diseñada especialmente para niños. Con el afán de las empresas por sacar nuevos juguetes al mercado, podrían pasarse por alto las garantías de seguridad.

«Los padres deben ser conscientes de lo que traen a casa para sus hijos. Cuando se conecta algo a internet, puede estar potencialmente expuesto a los ciberdelincuentes. Una vez que han entrado, los piratas informáticos pueden usar el micrófono o la cámara del juguete para oír y ver todo lo que el juguete “ve” y “oye”. En algunos casos, ciertos individuos siniestros pueden incluso hablar con sus hijos a través de internet», explica Daniel Markuson, experto en privacidad digital en NordVPN. «El problema de la vulnerabilidad de los juguetes con conexión a internet no es nuevo, pero se está multiplicando, a medida que más y más juguetes inteligentes irrumpen en el mercado cada año».




Últimamente se están haciendo más comunes las advertencias de expertos sobre la vulnerabilidad y la amenaza que suponen los juguetes inteligentes. El pasado mes, se encontró un fallo de seguridad en el reloj inteligente TicTocTrack para niños en Australia. Este fallo permitía seguir a los niños, escucharlos a escondidas e incluso llamarlos. Resulta interesante que la empresa que estaba detrás del reloj inteligente con GPS estaba avalada por los gobiernos regionales australianos.

Acerca del autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.