Los hackers siguen encontrando modos de burlar la seguridad y engañar al usuario

Hace unos meses conocíamos la noticia de que el teléfono móvil del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, había sido cambiado por un nuevo dispositivo con el que sólo podrá llamar y recibir llamadas sin conexión a Internet. ¿El motivo? Su seguridad. A simple vista, puede parecer una opción desmesurada.

Pero esto no sólo pasa en la primera potencia mundial, sino que el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) gestionó un total de 115.000 ciberataques el pasado año, un 130% más si se compara con los 50.000 detectados en 2015.

Pero esta no es la única cifra alarmante. Hoy en día, la mayoría de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado (CFSE) cuentan con agentes especializados en el cibercrimen. Un sector que abordó 60.154 delitos online en 2015 según el último estudio del Ministerio del Interior. Por este motivo, desde IMF Business School han querido analizar cuáles son los tres ciberataques más comunes hoy en día:

Los ataques cebo. Hace un tiempo que la mayoría de las empresas han comenzado a utilizar el protocolo de seguridad HTTPs. Gracias a él, la web queda codifica la sesión y encripta la información depositada sobre todo durante una compra online.

El problema es que los hackers han encontrado modos de burlar esta seguridad y engañar al usuario de que se trata de una página segura. Ha sido un delito que se ha multiplicado el pasado año.




Acerca del autor
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.